• ICIIN

¿QUÉ HAY DETRÁS DE ALGUNOS COMPORTAMIENTOS NEGATIVOS EN EL AULA?

El Director del Instituto ICIIN, Carlos Valiente Barroso, junto a la Dra. Marta Martínez Vicente, han publicado una investigación que analizado la relación entre carencias en factores que integran la estabilidad psicológica y los comportamientos indisciplinados en las aulas de educación primaria. Así, bajo el título Ajuste personal y conductas disruptivas en alumnado de primaria, se acaba de publicar en el número 34(129) de Actualidades en Psicología, notable revista especializada que produce la Universidad de Costa Rica. Las conductas disruptivas son comportamientos que entorpecen el correcto funcionamiento del aula. Se consideran como tales, la violación de las normas, la alteración en el trabajo escolar, la oposición a la autoridad docente, las agresiones verbales o físicas a otros compañeros; pero también otras menos graves como hacer ruido, levantarse, interrumpir, hablar con frecuencia, ser irresponsable o mostrar desinterés y desmotivación. Suponen un inconveniente para el docente, los compañeros y el propio estudiante, y junto a otros problemas socioeducativos y el bajo rendimiento escolar, provocan una constante desmotivación en el profesorado. Se asocian a factores como la impulsividad, escasas habilidades sociales, relaciones interpersonales negativas, poca capacidad de autocrítica, falta de autoestima, dificultad para cumplir las normas, baja tolerancia a la frustración, escasas estrategias de afrontamiento del estrés y bajo rendimiento académico. Causas que responden a la respuesta insuficiente ofrecida en el ámbito escolar, a las que además se añaden los estilos parentales en la educación y la ausencia de relaciones seguras y afectivas dentro del ámbito familiar. Por su parte, El ajuste personal es un constructo multidimensional que engloba tanto variables emocionales como psicológicas y que se evalúa a partir del clima o la satisfacción escolar, el rendimiento académico, los problemas externalizantes como el acoso, el abandono escolar y el apoyo social; y otros internalizantes como la depresión, el estrés o la soledad (Gutiérrez & Gonçalves, 2013; Heras & Navarro, 2012). Desde una aproximación holística del ajuste se han destacado el bienestar psicológico, el rendimiento escolar, las percepciones y el grado de implicación personal como indicadores de adaptación al contexto educativo y de garantía de éxito socio-personal del alumnado. En esta investigación, con el fin de esclarecer la posible conexión entre ajuste psicológico y disrupción, se utilizaron pruebas como el Cuestionario para la Evaluación de la Autoestima en Educación Primaria (AEP), Cuestionario de Personalidad para niños (CPQ), el Inventario de Estrés Cotidiano Infantil (IECI), Cuestionario de competencia emocional para niños TEIQue-CSF de Petrides, el Cuestionario de comprensión emocional para niños KAI-R-VP y un Cuestionario ad hoc sobre conductas disruptivas en el aula elaborado para este estudio. Los resultados indicaron que el alumnado con más conductas disruptivas también presentaba niveles mayores de estrés escolar, así como que, aquellos que no presentaban comportamientos problemáticos, gozaban de mejor autoestima, estabilidad, competencia y comprensión emocional. Las diferencias fueron significativas según el género, manifestándose las conductas inadecuadas en menor medida en el caso de las niñas.


328 vistas

Entradas Recientes

Ver todo